Encuesta de Población Activa (EPA) DATOS DEL 2º TRIMESTRE DE 2013

Como ya apunté en la entrada http://lapaginateka.wordpress.com/2013/06/06/hay-algo-mas-que-causas-estacionales-en-la-mejora-del-empleo-en-espana/ se está observando una tendencia a la bajada del desempleo que, además de tener como causa factores estacionales, también tiene otros factores que lo propician (en el marco de las medidas adoptadas por el Gobierno). El primer trimestre de 2013 fue horribilis en cuestión de datos de empleo porque la ocupación bajó en 322.300 personas en dicho trimestre de 2013, según la EPA publicada por el INE. hasta un total de 16.634.700. La tasa de variación trimestral del empleo fue  del –1,90% y la tasa anual del –4,58%. La ocupación disminuyó en 71.400 personas en el empleo público y en 251.000 en el empleo privado. Además, esa EPA (horrorosa en resultados) determinó que el número de trabajadores independientes o empresarios sin asalariados aumentó ese trimestre en 22.100, mientras que el total de trabajadores por cuenta propia descendió en 9.900. El total de asalariados con contrato indefinido bajó en 118.400 y el de asalariados con contrato temporal lo hace en 194.400. Preocupante fue también el dato de que la ocupación descendiera en 170.500 personas en los Servicios, en 66.800 en la Industria, en 60.900 en la Agricultura y en 24.200 en la Construcción. Como siempre, en cuanto a las Comunidades Autónomas, en las que más descenso hubo de ocupación respecto al trimestre anterior no podía faltar Andalucía (57.100 ocupados menos), seguida de Cataluña (35.700) y Aragón (35.200). Son significativas Andalucía y Cataluña a la cabeza en esos males, pues al margen del contexto de crisis económica general y de que la política del Gobierno, como diré, aún no había surtido sus primeros efectos positivos en el empleo, existen en dichas CCAA problemas graves que agudizan aún más el problema. Así en Andalucía, su secular mal estructural en lo económico, no arreglado por el PSOE en 30 años en la Junta (políticas de paniaguamiento no son suficientes, amén del escándalo de los ERES); sin embargo en Cataluña, donde la situación estructural de la economía siempre ha sido la contraria a Andalucía, el efecto que agudiza la mala situación general es el propiciado por los años de nefasto gobierno del tripartito y aún más, por la desastrosa gestión de Artur Mas (amen de las deslocalizaciones propiciadas por su deriva independentista y por el menor consumo de productos catalanes en el resto de España). Finalmente, esa EPA deparó también en que el número de parados creció en 237.400 personas alcanzando la cifra de 6.202.700. La tasa de paro se incrementó 1,14 puntos, hasta el 27,16%, batiéndose en estos dos últimos aspectos records históricos negativos.

Todos esos malos datos del primer trimestre de 2013, recordemos, son los que hacían chillar a los sindicatos y a la oposición diciendo que la reforma laboral y la política económica del Gobierno eran un absoluto fracaso, evidenciado en la propia EPA que comento. Y es cierto que fueron malos los datos, pero el argumento de sindicatos y oposición al respecto eran demagógicos, atendiendo solo a criterios de oportunidad política, y ello por una sola razón: tras un año de gobierno Rajoy (en el que fuimos salvados de la intervención y se dio inicio a todo lo que había que haber iniciado mucho antes, es decir, reformas y recortes) los resultados de esas políticas urgentes y necesarias no podían verse de una forma instantánea. Fueron los logros hasta ese momento otros: saneamiento financiero y de la banca, salvamento de la intervención del propio país, incremento de las exportaciones, bajada paulatina de la prima de riesgo y sobre todo, implementación de las políticas que habrían de haberse acometido ya en la segunda legislatura de Zapatero, y que también estaban ya propiciando mayor confianza de la inversión extranjera hacía España, así como por parte de las instituciones comunitarias. Pero la economía real, y en la misma, el estado del empleo, no acababan de “arrancar” a mejor. Es evidente que en el primer trimestre de 2013 no se vio todavía la mejora en ese sentido, pero los que criticaban obviaban que habrían de verse las correspondientes mejoras propiciadas por las mismas, cosa que así fue, como seguidamente demostraré.

La evidencia de las mejoras que también en el lado de la economía real y en el empleo estaban propiciando las políticas acometidas y la reforma laboral (que tiene ciertos aspectos que lógicamente no nos gustan a la mayoría de los trabajadores) se muestran ahora, le pese a quien le pese, y a pesar de la EPA del primer trimestre de este año, en datos que proceden de doble vertiente: los datos mensuales concretos de empleo desde mayo a esta parte (y sobre lo que ya comenté en la entrada aludida al comienzo de este artículo, por lo que sigo manteniendo que se evidencia una recuperación en el empleo que obedece no solamente a factores estacionales, como a su vez intenté también explicar) y, ahora, en los datos de la EPA del segundo trimestre de 2013, objeto de esta entrada.

La EPA del segundo trimestre de 2013 no tiene nada que ver con la del primer trimestre. Si miramos la siguiente tabla (fuente INE) podemos observar que en el 2T en relación al 1T hay una ligera disminución en la tasa de actividad, es decir, en el número de personas “activas”, o lo que es lo mismo, afiliadas al sistema y en alta (trabajando) o apuntadas como demandantes de empleo (en situación de desempleo): una parte, han dejado de ser población activa por causas relativas a un cambio de situación en el sistema (jubilaciones, IPA, muerte, etc..); otra parte ha dejado de figurar como activos por causa de salir de las listas de los servicios de empleo al no cobrar prestación y no interesarles dejar activa su demanda de empleo (por ejemplo, el estudiante o la ama de casa que estaban apuntados por si “les saliera” cualquier empleo, y deciden dejar de estarlo; o la persona que al no cobrar prestación prefiere dejar de estar en las listas de esos servicios y que, generalmente, se dedican a actividades en negro y sin contrato; también influye que muchas personas, que en principio no tendrían necesidad imperiosa de trabajar, o que están trabajando “en negro”, hayan decidido no apuntarse a esos servicios como demandantes de empleo). La disminución del número de activos influye en una disminución del número de parados en los casos de personas que estando en condiciones de trabajar, dejan de estar apuntados a las listas de los servicios de empleo. Ello es importante porque si vemos la tabla observaremos que el aumento de personas ocupadas entre el 1 y 2 trimestres (149.100) no se corresponde con el número en que descienden los parados (225.200), por lo tanto, hay una diferencia que no cuadra, en concreto, de 76.100 personas. Con todo esto solo pretendo hacer ver que realmente no se han creado 225.200 nuevos puestos de trabajo que hayan hecho disminuir en esa cifra el número de parados, si no que realmente se han creado 149.100 puestos de trabajo, pues las 76.100  personas restantes ya no son parados por otras causas distintas a las de haber encontrado un trabajo, en concreto, por alguna de las que antes apunté. De todas formas, un incremento de 149.100 puestos de trabajo es un dato muy positivo para los meses de abril, mayo y junio: los efectos de las políticas del Gobierno y de la reforma laboral no son solamente los causantes de ello, pues en ese trimestre ya se evidencia factores estacionales. No obstante, una parte de ese incremento ha de deberse a factores no estacionales, es decir, relativos a dichas reformas. Pero esa tendencia tiene que ser comprobada en los sucesivos meses (julio, agosto y séptiembre, que son también estacionales y en los que debe de verse más incremento de empleo), y fundamentalmente, en el último trimestre, que fuera de la estacionalidad, sería el que confirmaría una tendencia de recuperación de empleo. En eso confiamos.

Por lo demás invito a mis lectores a que vean en la tabla la situación que había de empleo, paro y tasa de actividad, comparando y fijándose en años claves de nuestra reciente historia: los últimos años de Aznar, la primera legislatura de Zapatero, la segunda del mismo y los trimestres correspondientes al Gobierno Rajoy. Es triste ver como la burbuja y el ladrillazo tiró de nuestra economía y como una vez pinchada, todo el panorama cambia drásticamente. Es por eso que, además de salir de la crisis, tenemos que salir reforzados de la misma, sabiendo que ya no hay fórmulas mágicas ni artificiosas que dinamicen la economía: es por ello que todas las reformas y políticas del Gobierno, no solo van encaminadas a la salida de la crisis, sino a intentar dotar a nuestra economía de nuevos motores que tiren de la misma.

Mirando la tabla también podremos apreciar como hasta en los mejores ciclos económicos no hay forma de bajar del 8% de desempleo, lo que en relación a la población activa del período en cuestión, depara en casi los dos millones de personas que podríamos denominar como los que conforman la tasa natural de desempleo de este país. Si hemos conseguido bajar de los seis millones, no podremos esperar, durante los próximos años, recuperar mucho más de cuatro millones de empleos, y de estos, casi el 50% será muy dificil de crear, pues como dije antes, tenemos el problema añadido de que ya no hay sector mágico que tire de la economía de la forma en como tiró de la misma (y nos causó la ruina actual) el sector inmobiliario.

Es por todo lo anterior que la recuperación ha de conseguirse poniendo las bases para la misma que produzcan un crecimiento sostenible, porque nuestro problema, además de la crisis, ha sido también un problema estructural que ha afectado gravemente al lado de nuestra economía real. En poco menos de un trienio podría España pasar a situarse en unas cifras de paro en torno a los 4 millones, pero bajar hasta 2 millones va a requerir un lustro más añadido de esfuerzos y responsabilidades compartidas entre todos.

Encuesta de Población Activa (EPA). Serie histórica (Datos en miles de personas).

Trimestre Activos Ocupados Parados Tasa de actividad (en %) Tasa de paro (en %)
2T 2013 22.761,30 16.783,80 5.977,50 59,54 26,26
1T 2013 22.837,40 16.634,70 6.202,70 59,68 27,16
4T 2012 22.922,40 16.957,10 5.965,40 59,8 26,02
3T 2012 23.098,40 17.320,30 5.778,50 60,12 25,02
2T 2012 23.110,40 17.417,30 5.693,10 60,08 24,63
1T 2012 23.072,80 17.433,20 5.639,50 59,94 24,44
4T 2011 23.081,20 17.807,50 5.273,60 59,94 22,85
3T 2011 23.134,60 18.156,30 4.978,30 60,11 21,52
2T 2011 23.136,70 18.303,00 4.833,70 60,12 20,89
1T 2011 23.061,80 18.151,70 4.910,20 59,88 21,29
4T 2010 23.104,80 18.408,20 4.696,60 59,99 20,33
3T 2010 23.121,50 18.546,80 4.574,70 60,08 19,79
2T 2010 23.122,30 18.476,90 4.645,50 60,11 20,09
1T 2010 23.006,90 18.394,20 4.612,70 59,83 20,05
4T 2009 22.972,50 18.645,90 4.326,50 59,76 18,83
3T 2009 22.993,50 18.870,20 4.123,30 59,81 17,93
2T 2009 23.082,40 18.945,00 4.137,50 60,06 17,92
1T 2009 23.101,50 19.090,80 4.010,70 60,15 17,36
4T 2008 23.064,70 19.856,80 3.207,90 60,13 13,91
3T 2008 22.945,10 20.346,30 2.598,80 59,95 11,33
2T 2008 22.806,70 20.425,10 2.381,50 59,76 10,44
1T 2008 22.576,50 20.402,30 2.174,20 59,35 9,63
4T 2007 22.404,50 20.476,90 1.927,60 59,12 8,6
3T 2007 22.302,50 20.510,60 1.791,90 59,1 8,03
2T 2007 22.127,30 20.367,30 1.760,00 58,86 7,95
1T 2007 21.925,30 20.069,20 1.856,10 58,58 8,47
4T 2006 21.812,40 20.001,80 1.810,60 58,58 8,3
3T 2006 21.660,70 19.895,60 1.765,00 58,44 8,15
2T 2006 21.530,10 19.693,10 1.837,00 58,3 8,53
1T 2006 21.335,90 19.400,10 1.935,80 57,98 9,07
4T 2005 21.155,50 19.314,30 1.841,30 57,72 8,7
3T 2005 20.956,10 19.191,10 1.765,00 57,43 8,42
2T 2005 20.839,60 18.894,90 1.944,70 57,35 9,33
1T 2005 20.591,70 18.492,70 2.099,00 56,9 10,19
4T 2004 20.447,30 18.288,10 2.159,20 56,74 10,56
3T 2004 20.310,00 18.129,10 2.180,90 56,59 10,74
2T 2004 20.093,00 17.865,80 2.227,20 56,23 11,08
1T 2004 19.887,50 17.600,40 2.287,20 55,89 11,5
4T 2003 19.811,70 17.559,70 2.252,10 55,91 11,37
3T 2003 19.685,50 17.459,40 2.226,00 55,78 11,31
2T 2003 19.432,30 17.241,10 2.191,20 55,3 11,28
1T 2003 19.223,10 16.923,60 2.299,50 54,93 11,96
4T 2002 19.037,20 16.825,40 2.211,80 54,63 11,62
3T 2002 18.943,70 16.763,10 2.180,60 54,61 11,51
2T 2002 18.689,80 16.597,20 2.092,60 54,11 11,2
1T 2002 18.471,80 16.335,60 2.136,30 53,72 11,56
4T 2001 18.292,00 16.348,20 1.943,80 53,41 10,63
3T 2001 18.164,00 16.294,30 1.869,70 53,22 10,29
2T 2001 17.932,10 16.076,30 1.855,80 52,73 10,35
1T 2001 17.814,70 15.866,30 1.948,30 52,57 10,94

Para terminar con mi parte de opinión al respecto de estos datos, quiero mostrar el siguiente gráfico que he confeccionado en base a la anterior tabla en Excell:

Serie epa

En el gráfico anterior, si observamos el primer punto de la línea rosa (Ocupados) y cuya cifra es 16.783.800, muestra un acercamiento hacía la línea de datos azul ( activos) cuya cifra es 22.761.300, haciendo a su vez que el primer punto de la línea amarilla (parados) y cuya cifra es 5.977.500 observe una tendencia descendente.

Es decir: necesitamos aún de mayor perspectiva para poder analizar las verdaderas tendencias de las series de datos en base a la función representada por las correspondientes líneas de series de datos. Lo que se precisa para poder hablar de que las políticas del Gobierno y la reforma laboral están dando sus frutos es que las líneas azul y rosa se vayan acercando en base a una tendencia al alza de la línea rosa (Ocupados) con independencia de cual sea la población activa, pues entre la misma, como dije, hay muchas personas apuntadas al paro que realmente no experimentan una necesidad imperiosa de trabajar.

No obstante un aumento de la población activa es positivo, fuera de esos casos, cuando se ha producido un incremento en las afiliaciones: los incrementos en estas han de venir respaldados por los correspondientes incrementos en las altas, evidenciando que la economía absorbe ese potencial laboral.

Por otro lado no debemos de olvidar que muchas personas en situación de desempleo, cobrando o no prestación, pueden también estar prestando servicios por cuenta ajena o propia sin altas, contratos, ni facturas. Es por todo ello que todos los datos anteriores, nunca son exactos, quedando la cuestión más interesante a analizar en relación a cuales son los niveles de ingreso de las familias españolas con independencia de cuales sean las fuentes de obtención de los mismos, es decir, sin en A o en B (y dejando a salvo las actividades ilícitas o delictivas). A ese respecto son muchas las familias que, agotadas sus prestaciones por desempleo, viven con la pensión de viudedad o de otro tipo, de algunos de sus miembros. Siempre tenemos que tener presente el importante dato del peso de la economía sumergida sobre nuestro PIB (ver artículo en La Paginateka de Infocomercio) que asciende a un 20% del mismo, por lo que es obvio que el peso de ese volumen de actividad económica tiene una gran incidencia en el empleo, a su vez, tampoco “declarado”, cuando incluso dentro de la actividad legal se dan los consabidos casos de que parte de los trabajadores “no están dados de alta”.

Esperemos que por el bien del país pueda seguir mejorando la situación. Se habla también de que ante los datos de paro y la destrucción de empleo (que parece ir siendo paulatinamente menor), han de ser muchas las personas en esas situaciones que obtienen ingresos de otro modo (en B), lo cual, aparte de generar también “economía” (pero no ingreso fiscal directo, sí posiblemente indirecto) evita un estallido social.

La Agencia EUROPAPRESS comenta de la siguiente forma todos los aspectos a lo que antes me referí:

225.200 PARADOS MENOS EN EL SEGUNDO TRIMESTRE (pdt: ya comenté que, en mi opinión, no es esto exacto)

El paro baja de la cota de los seis millones y la tasa de desempleo cae al 26,2%

  MADRID, 25 Jul. (EUROPA PRESS) -

   El paro bajó en 225.200 personas en el segundo trimestre respecto al trimestre anterior, un 3,6% menos, situándose el número total de desempleados en 5.977.500 personas, por debajo, por tanto, de la cota de los seis millones de parados.

   Así, la tasa de paro cayó al cierre de junio hasta el 26,26%, porcentaje nueve décimas inferior al del primer trimestre (27,1%), según los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) hecha pública por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

   El descenso del desempleo registrado en el segundo trimestre de este año es el más acusado en cualquier trimestre desde que empezó la crisis.

   De hecho, desde el tercer trimestre de 2007, cuando se considera el inicio de la crisis, el paro sólo ha bajado en tres trimestres: tercer trimestre de 2009 (-14.200 desempleados), tercer trimestre de 2010 (-70.700) y segundo trimestre de 2011 (-76.500), todos ellos con bajadas inferiores a las registradas en el segundo trimestre de este año.

   No obstante, en el último año, el paro se ha incrementado un 5%, con 284.500 desempleados más, mientras que se han perdido 633.500 ocupados, un 3,6%.

   En el segundo trimestre de este año se crearon 149.000 empleos (+0,9%), en el que ha sido el segundo mejor trimestre desde que estalló la crisis, tras el de 2011, cuando se lograron generar 151.400 puestos de trabajo. Junio se cerró así con un total de 16.783.800 ocupados.

   2.600 EMPLEOS PÚBLICOS MENOS

   Todos los empleos creados entre abril y junio pertenecían al sector privado, ya el sector público destruyó 2.600 puestos de trabajo en este periodo (-0,09%). En concreto, se crearon 151.600 empleos en el sector privado (+1,1%).

   La pérdida de empleo público en el segundo trimestre de 2013 es muy inferior a la registrada en el mismo periodo de 2012, cuando se destruyeron 63.000 empleos públicos.

   Tanto el empleo público como el privado presentaron variaciones anuales negativas en el segundo trimestre del año, del -6,5% en el caso del empleo público, con 197.900 empleos destruidos, y del -3% en el caso del empleo privado, que ha perdido 435.600 ocupados entre el segundo trimestre de 2012 y el mismo periodo de este año. En total, los asalariados públicos sumaban 2.843.200 al finalizar junio, frente a los 13.940.500 trabajadores del sector privado.

   BAJA EL PARO Y SUBE LA OCUPACIÓN EN AMBOS SEXOS

   El descenso del paro y el aumento de la ocupación en el segundo trimestre afectaron en mayor medida a los varones, que redujeron su cifra de parados en 161.900 personas (-4,9%), frente a un recorte del paro femenino de 63.300 desempleadas (-2,1%). Con estos datos, la tasa de paro masculina se situó en el 25,58%, porcentaje 1,2 puntos inferior al del primer trimestre, mientras que la femenina alcanzó el 27,06%, con una caída intertrimestral superior a medio punto porcentual.

   En cuanto a la ocupación, en el segundo trimestre se crearon 107.400 empleos ocupados por varones (+1,2%) y 41.600 empleos femeninos (+0,5%).

   En términos cuantitativos, la creación de empleo afectó más a los españoles que a los extranjeros. De hecho, casi seis de cada diez empleos creados entre abril y junio estaban ocupados por españoles. En concreto, los extranjeros incrementaron su ocupación en 62.900 personas (+3,1%), frente a los 86.100 empleos que lograron los trabajadores nacionales (+0,6%).

   Por su parte, el número de activos se redujo en 76.100 personas en el segundo trimestre (-0,33%), con lo que la población activa quedó constituida por 22.761.300 personas y la tasa de actividad bajó levemente respecto al trimestre anterior, hasta situarse en el 59,54%. En el último año, el volumen de activos se ha reducido en 349.100 personas, un 1,5%.

   MÁS PARO ENTRE LOS QUE BUSCAN SU PRIMER EMPLEO

   Desagregando los datos de desempleo por nacionalidades, el paro de los españoles descendió en el segundo trimestre en 79.800 personas (-1,7%), en tanto que los extranjeros en situación de desempleo bajaron en 145.400 personas (+6,6%). De esta forma, dos de cada tres parados menos del segundo trimestre eran extranjeros, situándose su tasa de paro en el 35,7%, cifra 3,5 puntos inferior a la del trimestre precedente, mientras que la de los españoles bajó cuatro décimas, hasta el 24,69%.

   Por sectores, el desempleo retrocedió en el segundo trimestre en todos ellos, con excepción del colectivo que busca su primer empleo, donde aumentó en 23.500 personas (+4,8%). Los mayores descensos se los anotaron los servicios, con 157.900 parados menos (-8,6%), y la industria, con 37.500 desempleados menos (-11,8%). Le siguieron la construcción, que restó 25.500 parados (-6,7%); la agricultura, con 24.200 parados menos (-8,1%), y los parados de larga duración, que bajaron en 3.500 (-0,1%).

   En el último año, los sectores donde más se ha incrementado el desempleo en términos cuantitativos son el colectivo de parados de larga duración, con 404.800 parados más (+16,2%), y los que buscan su primer empleo, con 18.300 desempleados más (+3,7%).

   LOS SERVICIOS Y LA AGRICULTURA TIRAN DEL EMPLEO

   En el segundo trimestre, los servicios y la agricultura crearon empleo, mientras que la construcción y la industria destruyeron puestos de trabajo, aunque no en tanta cantidad como para que el saldo final fuera negativo.

   En concreto, la construcción destruyó 26.500 empleos en el segundo trimestre (-2,5%) y la industria, 16.800 (-0,7%), frente a los 154.800 puestos de trabajo creados en el sector servicios (+1,2%) y los 37.500 empleos agrícolas que se generaron en este periodo (+5,2%).

   En el segundo trimestre, el número de asalariados aumentó en 111.900 personas (+0,8%), todos ellos con contrato temporal, ya que los indefinidos se redujeron en 50.400 personas (-0,5%). Por su parte, los asalariados temporales crecieron en 162.200 (+5,4%), situándose la tasa de temporalidad en el 23,1%, un punto superior a la del trimestre anterior.

   Buena parte del empleo creado en el segundo trimestre fue a tiempo parcial (+92.600), un 3,5% más, frente al aumento de 56.400 empleos a tiempo completo (+0,4%). Por su parte, los trabajadores por cuenta propia se incrementaron en el segundo trimestre en 37.300 personas (+1,2%), lo que situó el número total de empleados por cuenta propia en 3.049.400 personas.

   EL PARO BAJA EN 14 COMUNIDADES

   El paro bajó en el segundo trimestre en 14 comunidades autónomas, y subió en Cantabria (3.600 parados más), La Rioja (+2.700) y Galicia (800). Entre los descensos, los mayores correspondieron a Madrid, con 39.400 parados menos, Baleares (-38.300 parados) y Andalucía (-33.300 desempleados).

   En cuanto a la ocupación, ésta cayó en el segundo trimestre en ocho comunidades autónomas. Las regiones donde más puestos de trabajo se destruyeron entre abril y junio fueron Madrid (-19.400) y Canarias (-9.000), mientras que las que más empleos crearon fueron Baleares (+68.100) y Andalucía (+61.700).

Leer más:  El paro baja de la cota de los seis millones y la tasa de desempleo cae al 26,2%  http://www.europapress.es/economia/noticia-paro-baja-cota-seis-millones-tasa-desempleo-cae-262-20130725090331.html#AqZ1lDIhtfJDLpTH

Por otra parte, González Pons, apuntó lo siguiente:

DESTACA QUE SE HA BAJADO DE LOS SEIS MILLONES DE PARADOS

El PP dice que es una “muy buena noticia” que demuestra que España va por “el camino correcto”

Esteban González-Pons

Foto: EUROPA PRESS

MADRID, 25 Jul. (EUROPA PRESS) -

   El vicesecretario de Estudios y Programas del PP, Esteban González Pons, considera que la última Encuesta de Población Activa (EPA) es “una muy buena noticia” porque demuestra que se ha logrado bajar de “los seis millones de parados” y que el país está “en el camino correcto” para resolver el problema del desempleo.

   “No puede decirse que con esta noticia ya esté todo resuelto porque hay millones de personas que siguen sin tener trabajo, pero al menos ahora hay muchas más que tienen trabajo”, ha comentado en declaraciones en el Congreso.

   En este punto, ha insistido en que los datos del segundo trimestre no significan que se haya llegado “a la solución del desempleo” pero sí que España está “en el camino correcto por donde se resuelve” este problema.

Leer más:  El PP dice que es una “muy buena noticia” que demuestra que España va por “el camino correcto”  http://www.europapress.es/nacional/noticia-pp-dice-muy-buena-noticia-demuestra-espana-va-camino-correcto-20130725115545.html#AqZ1KZHLaBLXCnlw

About these ads